Dr. House, un líder transgresor

Transcribo un artículo publicado en el diario La Nación, sección Empleos, el domingo 23/12/07.
Me parece un análisis muy interesante, con el cual además concuerdo.

Para entender mejor el artículo, les recomiendo que vean la excelente serie Dr. House.

Dr. House, un líder transgresor

Jorge B. Mosqueira

Hay un personaje de una serie de televisión que inició su camino a la celebridad: Dr. House. Se trata de un médico excepcional, definido por sus colegas como uno de los más brillantes de su generación. Se destaca por su inteligencia y su hábito de quebrar las reglas y procedimientos médicos establecidos. Díscolo, malhumorado, agresivo la mayor parte del tiempo, cínico, es un profesional que gusta lidiar con diagnósticos complejos y desprecia los simples resfríos.

Es, a la vez, un particular modelo de management que aporta un interesante material para discutir. Al inicio de la nueva temporada, House se encuentra ante la situación de reclutar nuevos postulantes. Uno de ellos, fuera de sí por las provocaciones, termina derribando de una trompada a su probable empleador. En vez de ser expulsado, termina siendo seleccionado.

Los miembros de su equipo anterior fueron despedidos o renunciaron por hartazgo de los maltratos de House. Uno de ellos, Foreman, obtuvo un puesto similar al de su maestro en otro hospital. Ante un caso complejo, resolvió alterar seriamente los procedimientos y terminó salvando la vida de la paciente. Este acto significó su despido y un mal antecedente para encontrar trabajo en otras instituciones. ¿Acaso las transgresiones sólo le estaban permitidas a su antiguo jefe?

De estas sencillas anécdotas podríamos destacar dos aspectos de gestión que subyacen bajo un personaje que va ganando multitud de admiradores. En primer lugar se revela que House elige trabajar con los que no piensan como él, convencido de que los problemas complejos sólo se resuelven mediante la confrontación de ideas en vez del acatamiento dócil y obsecuente. He aquí un rasgo fundamental de su genialidad. Aplicado a las concepciones vulgares del liderazgo parecería ser un contrasentido, pero a la vez es un acertado consejo para aquellos que desprecian la riqueza de la discrepancia en honor de la subordinación.

Por otro lado, Foreman no tiene cabida en otros hospitales y, de hecho, la única oportunidad laboral será bajo la dirección de Lisa Cuddy, la jefa del propio Dr. House. Y aquí aparece otra situación significativa, oculta bajo las peripecias de la trama. La genialidad de House se despliega únicamente porque su superior lo acompaña. Dicho de otro modo, las innovaciones, los resultados asombrosos mediante transgresiones a los códigos, el minucioso trabajo de investigación médica, encuentran su posibilidad de realización porque hay una jefa que lo apoya y corre los mismos riesgos que él o mayores.

He aquí la otra lección. Los genios, los talentos, se desarrollan a través de quienes los amparan desde arriba, con similar coraje y sin asfixiarlos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno el blog!

---Angel Caido--- dijo...

Que grosa, veo que te pase mi fierbre de Dr. House, jajajajaja!!!! Solo falta algo de Heroes ahora. muy buen articulo bombon!!!!!